Por: Natalia Lobo (@natysideas)

No sé qué les pasó a mis sueños. Los recuerdo, por supuesto. Pero ya no sé para qué me sirven. Me veo en tierras lejanas, en ciudades grandes, ruidosas y espléndidas. Me veo con fama, me veo con dinero, me veo con prestigio… Pero por más que me veo con todo lo que siempre he querido, no me hallo.

Porque me veo… Me veo ahí, en medio de lujos absurdos y adulaciones, me veo hermosa, pero no me veo feliz. Veo que me veo triste. Los ojos vidriosos, las pupilas vacías, la mirada perdida. Y suspiro. Porque el cielo es azul, allá en mis imaginaciones, pero yo soy gris.

No sé que les pasó a mis sueños. ¿Cuándo fue la última vez que me visitaron? Parece que han pasado años. No puedo recordar la emoción que me invadía antes de irme a dormir porque sabía que me esperaban las más grandiosas aventuras. Iba a fiestas con futbolistas y actores, iba de compras en París y no me perdía una final de los Grand Slams.

Todo era posible. No sé que pasó.

Tal vez, yo misma los maté. Poco a poco. Día a día. Palabra a palabra. Con cada “no puedo”, con cada “es imposible”. Fue eso, ¿fui yo? Pero tal vez fueron las noticias, tal vez fueron los demás… Sí, fueron ellos. Con sus “no puedes” y sus “no lo lograrás”.

No sé que les pasó a mis sueños. Pero no, no están muertos. Porque me veo. Me veo ahí, en medio de lujos, en medio de fama, en medio de adoración… Pero no me veo feliz. Hay algo que falta. Amor.

Mis sueños no están muertos.

Soy yo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s