El pais de deux

comenzaron los ensayos en casa. Siempre iniciaban con los chaines. “No pierdas el foco”, le recordaba. Más tarde se añadieron las pirouettes, los giros en coupé, los gloriosos fouettes. Todo siempre ejecutado de la manera más perfecta posible. Pero había un problema. Una distracción.

Anuncios